14th Sep 2003

  1. Sign in
    1. ciudad perdida, por Silvia Pardo ************************************************ INSCRIPCIÓN EN LA PUERTA DE ENTRADA DE LA BIBLIOTECA DEL CASTILLO DE LA CIUDAD DEL VIENTO entrega 4-final ************************************************ Nadie puede dar respuesta a esa pregunta porque ya sabes que no existe un mapa del laberinto. Por otra parte, los indicios que el laberinto te muestra son engañosos. En ocasiones partes de una calle estrecha y llena de espinos, y vas eligiendo las mejores en los cruces, hasta que escoges avenida principal, y después de mucho caminar, la calle se halla cortada. Cuando vuelves atrás te das cuenta que vuelves a calles angostas y penosas que antes eran anchas y favorables. No pienses que tú eliges libremente entrar en el laberinto. Nada hay menos cierto que esto. Es el laberinto quien decide que tú entrarás en él. ¿Y cual es el destino de este recorrido? Al final del camino has de saber cual es el destino y la función que el laberinto cumple en el ser de las cosas. Quizá el laberinto es una parte del todo, o quien sabe si el laberinto es el todo. Tu desde dentro del laberinto verás y conocerás poca cosa más que lo que te circunda. El resto habrás de imaginártelo. O tener fe. ¿Y si quien realmente conoce el laberinto ocultase información por algún motivo oscuro? Tú lo único que conoces son los muros altos del laberinto, que te obligan a caminar en el sentido que el laberinto te marca. Poca cosa más puedes imaginar fuera de esto. El laberinto es conocido por los hombres desde la noche de los tiempos. El laberinto ha sido el gran reto de los hombres desde todo tiempo y en todo lugar. Y nadie ha logrado descifrarlo y hallarle una salida. Porque dentro del laberinto hay muchos laberintos, y el laberinto no es más que un pequeño ladrillo de otro laberinto muy superior. Los mismos números existen entre el cero y el uno que entre el uno y el infinito. Y el laberinto tiene tantas salidas como tú te puedas llegar a imaginar. Aunque cada salida del laberinto es a la vez una entrada del mismo laberinto, con lo que el laberinto es en sí mismo todo cuanto tú puedes conocer y abarcar. Si te pierdes en el laberinto, es que entonces el laberinto te ha encontrado a ti. Caminarás y caminarás y mientras más conozcas el laberinto, más te darás cuenta que la esencia del mismo se halla en toda su extensión. El laberinto de alguna manera es en sí mismo porque tú lo crearás. Cada uno de los caminantes crea un poquito más de laberinto, y abre nuevos caminos para quienes han de venir a continuación. El laberinto te ha dado la vida, y el laberinto te la quitará. Y quien no se halle dentro del laberinto, se hallará en los cuartos oscuros incomunicados del mismo.

More from laberintos

  1. 28laberintos
  2. 22laberintos
  3. 21laberintos
  4. 18laberintos
  5. 17laberintos
  6. 16laberintos
  7. 15laberintos
  8. 13laberintos
  9. 12laberintos
  10. 11laberintos
  11. 10laberintos
  12. 9laberintos
  13. 8laberintos
  14. 7laberintos
  15. 6laberintos
  16. 5laberintos
  17. 4laberintos
  18. 3laberintos