Avatar cntra

Un año tardaron en sacar el siguiente, Wowee Zowee. Y vaya, ya se dedicaron el resto de su carrera a los medios tiempos, eso que apuntaban en las fantásticas Gold Soundz o Range Life. Sonidos dorados, sí. ¿Algo más a contracorriente que los sonidos pulidos, perfectos, en aquel momento? ¿Que las producciones limpias, que la instrumentación tradicional, que las cosas separadas, con espacios, con vacíos, no compactadas? ¿Que la voz escuchándose hasta las comas, por encima del resto? ¿Que los punteos? ¿Que, en definitiva, Grateful Dead? A la gente le pareció la decadencia. Y la traición. Ya no molan. Ya no son peligrosos. A mí también, desde luego. Todos éramos jóvenes, y queríamos un sonido joven: una facción, una tendencia, que seguir. De la que ser. Éramos del noise en la medida en que se es de algo que parece nuevo, y nuestro, y sucio; la clase de sensación semi rebelde que hace avanzar las escenas.

Declaración de intenciones. Wowee Zowee se abre con We dance, que es inequívocamente eso que se llama un baladón, el tipo de tema que pergeñaría Billy Joel si no fuera subnormal. Piano a chorro, voz que dice cosas importantes y sentidas. A mí ya desde entonces me pareció su mejor canción, pero vaya, me abstuve de decírselo a nadie. No tuve huevos. Éste y los dos álbumes postreros anidan en cierta tranquilidad, y descubro ahora que en torno a ella, a un meridiano ‘estar de vuelta’ la exigencia no es menor, que las travesuras están, aun envueltas en normalidad. Y que, he de decir, lo prefiero. Que Wowee Zowee y el siguiente, Brighten The Corners, me resultan lo mejor suyo, y que incluso ese testamento, ése Terror Twilight me parece, debajo de la infinita desidia y de la palabra ‘adiós’ palpándose todo el tiempo, emocionante, entero, listísimo. Me tiro semanas escuchando estos tres, mientras que los anteriores, por los que, en teoría, pasarán a la historia en calidad de autores, o renovadores, paradigma de, me los ventilo en dos tardes. Prefiero, sin duda, lo normal. Eso me pasa. Que aprecio sin prejuicios lo de luego, que creo, incluso, que envejece mejor. Que en lo ordinario habita ese tipo de anomalía que prefiero. Y que es mentira que dejaran de ser angulares, o esquizoides. Que hasta en su momento más pasota refulgen enormemente propios. Eso me parece, vaya.

Otra cosa que hago es buscar las letras. La gran puta manía del indie: las letras no se imprimen en los libretos. Con lo cual no queda más remedio –a no ser que se tenga el oído entrenado de un nativo– que hacerse una idea de cómo serán. Intuirlas juntando lo que pillas con el tipo de títulos, y con las pintas. Tras la inspección, sigo un poco como estaba. Ya sabía que eran multirreferenciales, polisémicas; trastadas propias de universitarios con tantas letras como ironía. Pero, lamentablemente, mi inglés no me alcanza para dirimir si hay algo que anuda esa escritura o se queda en la pura fechoría de lo automático, de lo beodo singular y brillante. Si, vaya, había algún plan. La misma We dance empieza con los versos There is no castration fear/In a chair you will be with me, y hay que tener mucho talento para soltar eso y que no se te vaya de las manos.

Así que me refugio en mis imaginaciones, y decido que sí, que eran cojonudas, porque ahora creo mucho más en la socarronería y la farsa. Onomatopéyicas, densas. Idiotas, ilustradas. Que Stephen tenía un punto de cronista tan exageradamente yanqui, de college yanqui, que se hace difícil avistar su homólogo español, coetáneo. No sería en ningún modo Josele, tampoco Fernando Alfaro: ambos, no sé, con una lírica demasiado estupefaciente. Podría ser una bisectriz del triangulo Rabia (J), Surrealismo (Chinarro), Metalenguaje (Astrud). O sea: David Rodríguez; o sea, Beef.
No more absoluts, asegura una.





On March 14 2011 48 Views



Avatar h_b_u

H_b_u On 14/03/2011

(Sigo con lo del indie-pop) Claro, es que para decir que ahí no cabe un hombre primero deberías aclarar qué entiendes tú por eso.

Recuerdo que el "Brighten the corners" me moló en su momento por el rollo así medios tiempos suavitos. A ver si lo recupero vía Esporifai. Los Beef tenían un disco especialmente Pavement, el "España a las ocho".


Avatar cntra

Cntra On 14/03/2011

Las típicas canciones de un grupo en declive
http://www.youtube.com/watch?v=FfwQjgWztC4&feature=related
http://www.youtube.com/watch?v=-xGtwy39QYY&feature=related
Y la última de la historia de pavement. Como se aprecia, consternados
http://www.youtube.com/watch?v=UxehrvhNMY8&feature=related


Avatar adriandealfonso

Adriandealfonso On 14/03/2011

Y te saludo, de paso, que ya estoy perdiendo las maneras.

Un abrazo, mestre!


Avatar adriandealfonso

Adriandealfonso On 14/03/2011

Recuerdo lo de "We Dance" con buenísimos oídos. A mí es que las baladas siempre me dijeron "ven".

Y discrepo: "Crooked Rain" ya era limpio. Limpísimo, aunque poco higiénico.





Tag - Cinema
Loading ...