Avatar cntra

Ahí voy. En el tercer cajón de la mesa de mi habitación, junto a cosas que no recuerdo y un folleto muy serio de un curso de un sueco –juraría que se llamaba Ericksson– sobre cómo salir de la depresión [sí, amigos, yo fui ese paradigma de cierta adolescencia, ésa que hace todo lo que dicen no pasa, ésa más infantil que joven; agenital, exangüe, que en lugar de preocuparse en morrear y escuchar a Eskorbuto pasa el día aislada, mirándose sin que lo miren, escuchando o leyendo cosas supuestamente adultas y planeando cómo ser un genio] reposaban unos folios donde apuntaba cuidadosamente fichas de películas. Las que iba viendo, más que nada en la tele. Título, año, director (sobre todo), actores. Y una puntuación. A la manera de Carlos Pumares, Garci, Fila7, De película. En fin, ya entonces –quizá más que nunca– creía saber mucho.

No sé qué quise ser más, o antes. Escritor o Director. Supongo que escritor, porque director implicaba hablar y mandar, es decir, gente. Acababa pensando pues Crítico, a eso sí llego. Porque yo sé lo qué es bueno y malo. Y por qué.

No he acabado dedicándome a eso, desde luego. Pero sí, de alguna forma, acabé convirtiéndome en un lector, de crítica. Es un hecho, he leído muchas más opiniones sobre algo –ya sea un partido de fútbol, una instalación, una novela, una tragicomedia, un disco– que a los algos mismos. Es un género rematadamente contemporáneo. Es breve. Y proporciona la impresión de ser culto. Si tienes cierta retentiva con los nombres acabas sabiendo de dónde viene todo.

Yo la respeto mucho. Nunca pensé en esa tontada de ‘el crítico es un escritor frustrado’. Puede ser verdad, pero es una tontada. Qué cojones importa. ¿Invalida eso algo? ¿Te incapacita para el análisis el hecho de no haber llegado tan alto como te hubiera gustado? ¿Es la envidia un impedimento? Si lo fuera no funcionaría nada, y mucho menos los creadores, los autores. ¿Acaso no se hacen cosas –sin cesar– por puro reflejo, por no quedar atrás? Ese es el mecanismo –embrollado indivisiblemente con el expresionismo, todo arte se podría reducir a ese ismo– de la creación. Y desde luego la crítica es creación.

Por eso la respeto. Claro, respetar algo (tanto) supone esperar mucho, exigir, anhelar. La construcción de un canon, unas leyes, un íntimo así se debería criticar, esto (dedo señalando), esto es una crítica. He ido afinándolo. Tanto que a menudo parece desaparecer, a cada paso resulta menos crítica, más cosa rara, personal, opinión. Algo no contrastado, no erudito, no sólido, parcial sin ocultarlo. Poco defendible, poco publicable. Sin réditos concretos.

La primera en caer fue la de Arte. Resumiré el asunto diciendo que no malgasten nunca esfuerzos ojeando reseñas en revistas de arte, o críticas de exposiciones en suplementos culturales. Es un páramo. En el arte contemporáneo, cuando hay dinero por medio (y siempre lo hay) nadie raja, nunca. Luego la de cine. Ojo, no estoy hablando de análisis largos de Cahiers ni cosas por el estilo. Hablo de crítica, divulgativa, un folio, medio, un cuarto. Todo eso. Me dí cuenta que leyéndola previamente no veía con mis ojos, que sólo empezaba a ver una película –con suerte– tres días después. Cuando se disipaba la nube referencial emergía la mía. Y eso es un espectador crítico. O al menos la personalidad. Con la musical fui un auténtico yonqui. Me he quitado este verano. Veintipico años de jaco. El sitio de mi recreo.





On February 04 2011 5 Views



Avatar cntra

Cntra On 07/02/2011

joder césar, tu última frase es –que diría un amigo– de ordagazo. sí sí, y sí, me has abierto un haz de luz de par en par


Avatar obiosbardo

Obiosbardo On 06/02/2011

Para mi hay crítica (con acento) y critica. Lo que me fastidia de la crítica es la facilidad con que se hace y hacer algo es realmente dificil. La mayoria de la crítica no tiene esto en cuenta y por eso me parece, la mayoria de las veces, algo bastante chungo.
Lo único jodido de ser crítico es que tienes que esperar a que el otro de el paso para dar el tuyo, siempre va detrás, es como una especie de parásito que necesita otro cuerpo para alimentarse y cuando lo consume va en busca de otro.


Avatar canseidesercesar

Canseidesercesar On 04/02/2011

Yo también he sido muy yonki. Creo que la crítica es fundamental: es lo que permite discutir las cosas, lo que nos hace humano. Los pájaros cantan canciones de amor (se cortejan mediante cantos) pero no pueden hacer crítica de lo que cantan, y por eso su canción es la misma por los siglos de los siglos.
Para mí, el sabio es el crítico. El "creador" es otra cosa... "crear" no es algo específicamente humano, pero criticar sí.






Tag - Funny
Loading ...