17th Mar 2014

  1. Sign in
    1. . . . Has cambiado el gris de [b]Machado[/b] por el azul de [b]Juan Ramón[/b]. Voluble como la veleta que gira en lo más alto de tu [i]torre fortísima[/i]. Has abandonado la monotonía de la lluvia machadiana en los cristales por la luz de plata que aprendió en sus azoteas aquel joven que vino de [b]Moguer[/b] para ser pintor. Llegó, vio y se hizo poeta, porque pintarte es imposible, porque te escapas del molde líquido de las acuarelas, porque disuelves el óleo en el aceite de tu gracia. Cuando ya nos tenías perdidos, velados los ojos por las nubes que te cubrían como si fueras una mujer o una diosa, rompiste el cristal del cielo con la paleta de [b]Murillo[/b]. [b]Dios[/b] está azul, como en el verso de [b]Juan Ramón[/b]. La flauta de la luz y el tambor de la memoria anuncian la cruz de la primavera. El dolor de regresar a las esquinas que hieren como la ausencia. Y ese llanto que el sol rasante del [b]Jueves[/b] convierte en los ojos verdes de la [b]Virgen del Valle[/b]. Eres cruel. Rematadamente cruel. Porque nos muestras este reflejo de la eternidad, esta claridad con flecha que nos ciega los ojos y nos alumbra por dentro. Porque creemos por un instante que el mundo está bien hecho, y que es imposible morir cuando el mismo [b]Dios[/b] ya nos espera en esa plaza que le sirve para entrar en la ciudad que es suya. Antes de la ceniza y de los almanaques, antes de que marzo llegue con el oro estirado de sus tardes, ya te has adelantado. Nos llevas embebidos en la muleta que te sirve para mostrarnos la verdad del engaño. Ardes como un muslo en esas vidrieras que le sirven al sol para tallar la frialdad de la piedra en el monte [b]Tabor[/b] que guardas en la penumbra del [b]Salvador[/b]. Y vibras en la belleza que acumulas sin que nadie pueda hacer nada por derribarte de forma definitiva. Nos maltratas con esa hermosura que deja una cicatriz en la sonrisa, una lágrima en el aire que nos acaricia por dentro. Lo sabes y no te recatas. Te olvidas de nosotros cuando llega alguien que te quiere conquistar. Y nos dejas con el asombro y el espanto repartiéndose los despojos de las pupilas. Los colores son la alegría y el sufrimiento de la luz. Lo escribió [b]Goethe[/b], pero tú lo sabías antes de que los fenicios te sacaran de las aguas del río y te llamaran [b]Isbaal[/b]. Es tu sino y es nuestro destino. Volverás a dejarnos hundidos en esa lluvia que llega hasta los huesos, nos dejarás con ese frío que se hunde en la canina del esqueleto. Pero ya te has manifestado otra vez con la única materia que te define. Eres la luz que busca el moribundo antes de marcharse. La luz que vela los ojos del [b]Cristo[/b] que lleva tres años sin andar sobre las aguas quietas de tu río. La misma luz que vieron estos ojos gracias a la mujer que lleva siete años justos, como las siete letras de su nombre y el tuyo, sin poderte contemplar. Entiéndeme, ciudad de mi sino y mi destino: hoy no podría haberte escrito otra cosa… [b]Francisco Robles[/b] / NO DO / [b]ABC de Sevilla[/b] / Lunes, 24 de febrero de 2014 . . . [b][i]Solamente tú[/i][/b] / [b][i]Pablo Alborán[/i][/b] http://www.youtube.com/watch?v=uqg6izVaq6M [b]Pablo Alborán[/b] / 2011 . . . Feliz y luminoso arranque de semana a todos : )

More from baeticus

  1. 27baeticus
  2. 22baeticus
  3. 21baeticus
  4. 6baeticus
  5. 4baeticus
  6. 23baeticus
  7. 17baeticus
  8. 15baeticus
  9. 13baeticus
  10. 8baeticus
  11. 6baeticus
  12. 3baeticus
  13. 14baeticus
  14. 13baeticus
  15. 11baeticus
  16. 10baeticus
  17. 7baeticus
  18. 5baeticus
  19. 3baeticus
  20. 27baeticus
  21. 25baeticus
  22. 24baeticus
  23. 21baeticus